sábado, 10 de julio de 2010

Mommy Tip: Cuidando el CE de su hijo


Todas queremos lo mejor para nuestros hijos. Queremos que sean saludables, felices, y exitosos. Pero, a veces ponemos tanto énfasis en su Coeficiente Intelectual y su conducta que pasamos por alto la importancia de comprender su CE, o Coeficiente Emocional, y como este puede tener un impacto en su éxito personal. He aquí seis verdades que necesitas saber sobre el CE de su hijo:

1. Los bebés se comunican con emociones antes de poder hablar. Las emociones son verdaderamente “el lenguaje de la infancia”. Mucho antes de que su hijo desarrolle su vocabulario oral, ya tiene un amplio repertorio de expresiones emotivas, como enojo, miedo, tristeza, alegría, amor, sorpresa, vergüenza, y hasta culpabilidad.

2. Las emociones, aun las negativas, son naturales y tienen un propósito, pues son una parte esencial de lo que nos hace humanos. Los sentimientos “informan” nuestras habilidades cognitivas superiores. EL MIEDO, por ejemplo, nos puede ayudar a evitar el peligro y mantenernos a salvo. EL ENFADO nos puede motivar a hacer cambios positivos en nuestro entorno.

3. Las emociones negativas tienen que ser validadas, no descartadas. El saber cómo lidiar y sobreponernos a las emociones negativas es una cualidad necesaria para encontrar alegría y felicidad duraderas en la vida. Su hijo no aprenderá esto si usted las ignora o las descarta de inmediato. Por el contrario, ayude a su hijo a reconocer las emociones negativas cuando las experimente. Cuando esté llorando por un juguete roto, hable de cómo se está sintiendo. Haga un juego de reconocer diferentes expresiones faciales y los sentimientos que representan.

4. Los hijos necesitan un entorno seguro para expresar sus emociones. Su hijo necesita un hogar donde pueda expresarse sin temor a ser ridiculizado, castigado o avergonzado. El permitirle expresarse, aumentará su auto estima y creará una relación de confianza y honestidad con usted.

5. Los niños expresan sus emociones con intensidad. Como todavía se están desarrollando, es importante que Ud. como madre le ayude a controlar sus emociones (no a negarlas). Por ejemplo, le puede decir que está permitido sentirse enojado y decirlo, pero que no está permitido morder o pegar.

6. Ponga el ejemplo. Ya saben que los hijos son como esponjas y que copian todo lo nuestro, aun lo malo. Así que manténgase más consciente de cómo reaccionamos nosotras mismas y como manejamos nuestras emociones. Si se encuentra gritándole a su marido cuando está enojada con él, probablemente su hijo también será un gritón.

Comprender el impacto que tenemos en el CE de su hijo es el primer paso para aumentar su Coeficiente Emocional. Ponga su hijo en el camino hacia una vida sana, feliz, y exitosa.

Adaptado en parte de www.babyeq.com.

Share:

Articulos Populares