sábado, 19 de junio de 2010

Diez Señales de Alerta en el desarrollo motor de su hijo


Como madres, estamos en la posición ideal para identificar primero cualquier problema que nuestro hijo puede estar teniendo con su desarrollo motor - y eso es importante, porque mientras más temprano se capte un problema en el desarrollo motor, mejor es la posibilidad de mejora, dice el Dr. Gay Girolami, ejecutivo director del centro Pathway de Illinois. Conocer las habilidades motoras que los niños desarrollan y el calendario aproximado en que lo desarrollan, pueden ayudarnos a detectar retrasos en el desarrollo.

Los niños adquieren habilidades motoras en secuencia predecible: Por ejemplo, primero caminan, luego corren y trepan, y después, saltan con ambos pies. Pero mientras que la secuencia puede ser constante, la velocidad a la que cada niño desarrolle varía enormemente. Y cuando un niño pequeño parece estar atrasado en algún avance importante en su desarrollo, como caminar, puede ser difícil determinar si el problema es sólo un capricho o característica individual o un verdadero problema de desarrollo motor.

"Nos ayuda pensar en los trastornos motores en dos categorías - cualitativos y cuantitativos", dice el Dr.Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y del comportamiento en el Hospital Infantil Schneider en Nueva York.

Un trastorno cualitativo, dice el Dr. Adesman, es algo que no es normal en sí mismo. Por ejemplo, la rigidez severa de una o ambas piernas sería una señal de un problema en cualquier rango de edad - bebé, niño, o hijo de edad escolar.
Un trastorno cuantitativo, por el contrario, es cuando el comportamiento de su niño es normal, pero el ritmo está desactivado. Por ejemplo, el gatear es una actividad normal de desarrollo - pero si su hijo sigue gateando a los 18 meses y no hay indicios de caminar pronto, podría haber un problema.

He aquí diez señales de alerta que pueden indicar un problema de motor de desarrollo temprano. Hable con su pediatra si está preocupado o tiene alguna pregunta.

• Las habilidades motoras de su hijo están retrocediendo (incluyendo deterioro en fuerza o agilidad sin estar enfermo; si pierde una habilidad ya adquirida como trepar, etc.)

• Las extremidades de su hijo parecen rígidas (lo cual puede ser una señal de hipertonía, una condición de músculos crónicamente contraídos)

• Los músculos de su hijo parecen flácidos y flojos (una indicación de bajo tono muscular)

• Su hijo aún no camina

• Su niño está caminando de puntillas (todo el tiempo, no solo ocasionalmente, o si da la impresión de que no puede sostener su propio peso sobre sus pies en posición plana)

• Su hijo favorece una mano o lado de su cuerpo y si parece in capaz de funcionar bien con la otra mano/lado. Aun un niño izquierdo por ejemplo es capaz de sostener algo con su mano derecha. Si no es el caso, puede ser hasta una forma de parálisis cerebral

• El niño parece ser muy torpe (chocando con paredes, dando mal pasos en las escaleras, etc.)

• Su hijo está en constante movimiento (movimiento excesivo, como hablar o agitarse/menearse constantemente, o algún movimiento involuntario, como una manía)

• Su hijo tiene dificultad para agarrar y manipular objetos (si después de los 18 meses de edad, sigue teniendo problemas para agarrar y manipular objetos)

• Su hijo babea y tiene dificultad para comer (que no sea simplemente un rechazo natural por ciertas comidas o texturas)

Modificado de un artículo de BabyCenter
Share:

Articulos Populares