miércoles, 9 de junio de 2010

Estrategias Para Lidiar con Un Quisquilloso Para Comer

Gracias a Dios, Diego como bien, incluyendo vegetales y frutas. En cambio Viviana parece ser más quisquillosa a la hora de comer. Tiene un año y su dieta sigue consistiendo principalmente de leche (de formula, ni siquiera de vaca).

Por experiencia con mi sobrino Rayyán, sé el suplicio constante que es tener a un niño mal comelón por lo que ya estoy haciendo investigaciones y atacando el problema más seriamente, para quizás ahorrarme un par de batallas en el futuro.

Estos son algunos de las estrategias que estoy tratando, según los expertos:

- Aceptarle sus gustos –por ahora. Viviana es una persona y el negarse a comer ciertos alimentos (y el negarse a muchas cosas) es simplemente una manera de afirmar sus gustos, su personalidad. Esperemos que con el tiempo acepte ciertos alimentos y en el entretiempo, reponer la falta de ciertos nutrientes con multivitamínicos masticables y con frutas ricas en vitamina A, como los melones, mangos, ciruelas, ciruelas pasas, y sandía, y en vitamina C, como la toronja, naranjas, y fresas.

- Evitar las luchas de poder durante las comidas. Si discuto con la peque durante la comida para que coma lo que estoy dando, la tensión que se genera termina quitándole el hambre a todos. Por el contrario, el crear un ambiente ligero, puede mantener a la niña distraída y entretenida lo suficiente como para que coma sin darse cuenta. Podemos involucrarlo en la preparación de la comida, poner la mesa, y durante la comida jugar juegos de palabras, de rima, cualquier cosa que lo mantenga entretenido y distraído para que asocie la hora de comer como una experiencia placentera.

- Juéguele con trampa. Se vale añadir vegetales a todas las cosas que sí coman. Por ejemplo, podemos rallar zanahorias a sus muffins favoritos, o frutas al yogurt. Mantener los dulces a un mínimo porque embotan el apetito. No darle más de 2-3 tazas de leche al día para que le quede espacio y hambre para algo más.

- No desistir. Seguir sirviéndolo pequeñas porciones todos los días, con una sonrisa, de buen humor, combinado con las estrategias de arriba. Eventualmente el niño comerá lo que tanto le sirve (según la nutricionista del hospital de niños de Oakland, California, los niños por lo regular tienen que ver cierta comida unas 20 veces antes de animarse a probarla.

El trabajo no es fácil, pero con la actitud correcta y la persistencia, podremos lograr que nuestros niños quisquillosos logren comer.

Share:

1 comments:

Maycouture dijo...

Estoy completamente de acuerdo; con paciencia y persistencia podemos tener grandes logros.
Yo tengo 5 ninos, y a todos los ensene a comer al estilo latino; Pero cuando comenzaron la escuela ( en USA ) sus habitos alimenticios cambiaron drasticamente, pasaron de comer "real foood" a pizza, Mac and cheese and PBJ. Afortunadamente despues de comer la misma comida en la escuela por 7 y 8 anos ahora quieren comer "real food"
Mamas ahi afuera ....no se den por vencidas en algun momento aprenderan... Besos para todos.
http://www.etsy.com/shop/maycouture

Articulos Populares