domingo, 9 de mayo de 2010

Un Hombre de Apoyo Emocional

Creo que toda madre necesita el apoyo emocional incondicional de un hombre al lado. No es que si somos madre soltera estamos jodidas. El hombre puede ser el marido, el padre (¡hasta el suegro! según un caso que conozco), el hermano, o un mejor amigo.

El apoyo al que me refiero, no se trata del apoyo que este hombre pueda dar con el cuidado de los niños, o los quehaceres de la casa (apoyo que debe dar, pero que es para ser tratado en otra ocasión). En esta ocasión me refiero al apoyo emocional que puede dar.
Ese “te ves bella”, o “qué buena madre que eres”.

Es tan importante tal apoyo cuando nos sentimos que el mundo se nos cae encima. Cuando todas las responsabilidades del trabajo y de la casa y de la vida se nos acumulan. Cuando nos sentimos poco apreciadas, o poco atractivas. O hasta cuando no pensamos que lo necesitamos.

Ayer, por ejemplo, yo llevaba puesto un vestido que no creía me favorecía en nada. Según yo, el vestido se corría hacia arriba y mostraba un bulto en el estómago que parecía una barriga de mínimo 4 meses de embarazo. Le conté a mi marido por teléfono mi angustia de no querer ir a ver a unos clientes que me tocaba visitar por pensar que me veía horrible. Cuando llegué a la casa mi marido me vio de arriba abajo y se me echó encima como una fiera, diciendo que las pantimedias que traía me quedaban súper sexi.

¡Ah, que bien me sentí!
Un hombre que sabe apreciarme y sabe verme mejor de hasta lo que me puedo ver yo misma.


Este es Hugo, mi marido, mi Apoyo Emocional Oficial :)
Share:

Articulos Populares