domingo, 16 de mayo de 2010

El Poder Sanador del Perdón (1era parte)


He aquí un secreto sencillo para alcanzar la felicidad, el equilibrio, y una mejor salud: dicen los científicos que es dejando las heridas del pasado y perdonando a la gente que las han causado. Ese noble objetivo es más fácil de alcanzar de lo que piensa.

Los beneficios de perdonar se extienden más allá del ámbito psicológico. Así como los científicos han demostrado que albergar emociones negativas como la culpa, ira y hostilidad (los que sentimos cuando estamos aferrados a un rencor) pueden dañar nuestro sistema cardiovascular, nervioso e inmune, los estudios están demostrando que la práctica de perdón (en esencia, la liberación de sentimientos tóxicos) puede mejorar la salud física de manera significativa también. Algunos de los beneficios son:

Un corazón más fuerte. El perdón puede ayudar al corazón a recuperarse de la tensión. Un estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison mostró que las personas que aferraban algún rencor tenían más problemas cardíacos que aquellos que perdonaron. Incluso el imaginar el acto de perdonar puede ayudar: A 71 participantes en un estudio se les dijo que pensaran en olvidar algún disgusto. El sistema nervioso y cardiovascular de los participantes mejoró su funcionamiento; también tenían menos tensión muscular en la cara.

Un sistema inmune saludable. Los niveles de inmunoglobulina A (IgA, un anticuerpo que ayuda a defenderse de las infecciones tales como resfriados y gripe) bajó en picada en los participantes del estudio después de que los investigadores en el Instituto de HeartMath en Boulder Creek, CA, les pidieran que hablaran por cinco minutos de una situación que les suscitó ira, frustración y resentimiento - y el efecto duró hasta cinco horas. Cuando se les pidió que recordaran sentimientos de compasión hacia una persona o situación por la misma cantidad de tiempo sus niveles de IgA de manera fueron afectados con menor gravedad.

Menos dolores de cabeza. Después de tomar una clase semanal de perdón, el 27 por ciento de los estudiantes reportaron sufrir dolores de cabeza con menos frecuencia.

Alivio en el dolor de espalda. En un pequeño estudio de pacientes con dolores de espalda crónicos, llevado a cabo en la Duke University Medical Center, los que eran más tolerantes sufrieron menos dolor. Un segundo estudio mostró que enseñarle a los enfermos una clase de meditación budista de bondad amorosa (que buscan convertir la ira en la compasión) durante ocho semanas causó una disminución significativa en el dolor - y mientras más frecuentemente lo practicaban durante el día, más alivio sentían.

Tomado y modificado de un artículo de Amelia R. Farquhar

Share:

Articulos Populares