viernes, 28 de mayo de 2010

Mommy Tip: Cómo ayudar a su hijo a evitar ataques de asma


Si bien los medicamentos le hacen la guerra a la enfermedad de su hijo, usted puede hacer su parte por ayudar a evitar las cosas que irritan los pulmones y provocan ataques.

Uno de los peores infractores es el
humo del tabaco. Los niños con asma que viven en hogares llenos de humo tienen más ataques de sibilancias, necesitan más medicamentos, y van más a urgencias que otros pacientes asmáticos de su edad que no viven con padres o familiares fumadores. Si tiene que fumar, hágalo afuera, o mejor aún, deje de fumar para siempre.

Muchos niños con asma tienen alergias que pueden desencadenar ataques. Los
ácaros del polvo que viven en las almohadas y los colchones son los culpables más comunes. Lave la ropa de cama y mantas una vez por semana, encierra almohadas y colchones en cubiertas herméticas y elimine la alfombra del dormitorio.

Los gatos también pueden agravar el asma. Si usted (o su hijo) no puede vivir sin el gato, manténgalo fuera del dormitorio de su niño y báñelo regularmente. Mantenga la caja de arena para gatos en un cuarto que su hijo no frecuente, y que su hijo se lave las manos después de jugar con su amado felino.

Puede controlar
alergias al polen, manteniendo las ventanas cerradas durante la temporada de polen. También podría considerar la instalación de un filtro especial de la alergia en su acondicionador de aire, aunque aún no hay datos sobre la eficacia de estos filtros para reducir las reacciones alérgicas. Si su hijo es alérgico al moho, limpie las áreas húmedas con frecuencia y considere comprar un deshumidificador para mantener el aire seco.

Si es imposible evitar la caspa, el polen, u otras cosas que causan reacciones alérgicas,
hable con su alergista acerca de
la inmunoterapia. Este tratamiento consiste en pequeñas inyecciones de la las proteínas que desencadenan las alergias. Después de un tiempo, su hijo puede llegar a ser menos alérgico a las proteínas.

Si su hijo sufre ataques de asma
durante el ejercicio o actividad física, NO animarlo a dejar de hacer ejercicio. Un broncodilatador antes del ejercicio puede prevenir un ataque. Puede que necesite tomar un descanso en los días cuando su asma es particularmente problemática, pero por lo general su hijo es capaz de jugar y correr tan duro como cualquier otro niño.

No importa cuán cuidadoso es usted, su hijo aún puede tener un ataque de vez en cuando. Un resfriado, por ejemplo, pueden colarse en sus vías respiratorias y causar un ataque sibilancios. El objetivo principal es hacer de los ataques una ocurrencia tan poco común que nunca interrumpan o desaceleren la vida de su hijo.
Share:

Articulos Populares