sábado, 15 de mayo de 2010

La TV Como Niñera


No hay duda, mientras más pequeño el niño que vea lo menos televisión que pueda. Pero, del dicho al hecho, hay mucho trecho. Es tan fácil usar la TV como distracción para todo (cocinar, lavar los platos, comer, leer, hacer el amor, etc. etc.) y debo confesar que este es mi mayor pecado como madre.

Diego es un niño con mucha energía, muy inquieto, siempre pidiendo atención y queriendo compartir cada cosa pues aún no sabe distraerse sólo por mucho tiempo. De verdad que no para a menos que no esté durmiendo. Y está bien que sea como sea, pero si alguien sabe algún truco para distraerlo sin tener que recurrir tanto a la tele, pues que me lo diga (de verdad, que me lo diga: fatima.s.calderon@gmail.com).

Sé que tengo que controlar mucho el horario de la TV porque los chicos ya ven mucha tele en casa de la nana y hasta ahora, este el balance menos dañino que he encontrado: que vea TV en dosis reducidas. En vez de tenerlo pegado a la pantalla por una hora completa o más (como solía ser) pues ahora lo pongo por ratos de 10, 15 y hasta 30 minutos a la vez, dependiendo de lo que esté haciendo yo. Y además varío entre la TV y el ordenador. Gracias a Dios el canal de Nick Junior y Disney tienen muchos videos online y lo bueno es que muchos son interactivos. Hay ciertos videos en que Diego se la pasa bailando, saltando, y haciendo varias actividades, con lo cual me siento menos culpable de que esté con niñera virtual.

También el padre, Hugo, está ayudando con un esfuerzo más conciente de jugar más tiempo con los peques, ya sea en la casa o llevándoselos al parque.

Mi batalla mayor sigue siendo durante los fines de semana que como me paso todo el día en casa, me canso más con los chicos y recurro más a la televisión.
A pesar de todo, he encontrado ciertos beneficios en la tele (espero que ningún experto esté leyendo esto o me mata):

- Diego habla como un personaje de TV. Con esto, se le ha ampliado muchísimo el vocabulario. Claro, esto tiene que ver con buscarle programas que sean interactivos y lo inviten a participar repitiendo frases y cosas así.
- Hemos descubierto técnicas para sobrellevar muchas situaciones difíciles, sobre todo las rabietas. En ciertos programas hay mantras para los niños sobre como calmarse, respirar, escuchar y expresar las emociones con palabras. Algunas veces para calmar una rabieta, solo basta con cantar: “calm, calm down” (una de las canciones de Ni Hao Kai Lan).
- He aprendido muchas canciones de cuna que luego sirven para calmar a Viviana y para cantar todos en familia.
Share:

1 comments:

RC dijo...

ya trataste vendandole los ojos?

Articulos Populares